lunes, 22 de enero de 2007

EL PRECIO DE SER CRISTIANO EN TIEMPOS MODERNOS


Por: David Wilkerson

Una de las mejores formas de perder amigos y ser rechazados, es caminar conforme a la voluntad de Dios. Tener seriedad en los asuntos espirituales, abandonar todos tus ídolos, volverte al Señor con todo tu corazón, quitar tus ojos de las cosas del mundo... Y ¡Repentinamente te has convertido en un fanático religioso y te hallas ante el peor rechazo por el resto de tu vida!

Cuando eras tibio, teniendo una forma de santidad sin poder, cuando no eras demasiado pecador o demasiado santo... tú no tenías problemas con nadie, ni aun con el diablo. Las cosas estaban tranquilas, eras aceptado. Tú eras justamente otro de los muchos creyentes indiferentes.

Pero has cambiado. Tuviste hambre de Dios. Te convertiste de tus pecados y no pudiste participar ya más de los juegos de la iglesia. Te arrepentiste y te volviste al Señor de todo corazón. Se vinieron abajo los ídolos. Empezaste a escudriñar la Palabra de Dios. Te detuviste de ir tras las cosas materiales y llegaste a obsesionarte con Jesús. Viniste a un nuevo reino de discernimiento y comenzaste a ver cosas en la iglesia, las cuales antes no te interesaban. Escuchas cosas desde el púlpito que quebrantan tu corazón. Ves a otros congregantes comprometidos con el mundo, exactamente como tú estabas una vez. Eso te lastima. Has sido despertado, cambiado, quebrantado y contrito en espíritu. Y tienes ahora una carga por la iglesia dada por Dios.

¡Pero en lugar de que tus amigos se regocijen o entiendan, piensan que te estás volviendo loco!, llamándote fanático.

Moisés fue tocado maravillosamente por la mano de Dios y despertado acerca de la esclavitud del pueblo de Dios: “Le vino al corazón el visitar a sus hermanos, pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.. (Hechos 7:23-25) Moisés fue el hombre más dócil del mundo; fue consumido por Dios, y movido proféticamente por Él. Él deseaba que sus hermanos oyeran y vieran lo que Dios iba a hacer. En lugar de esto, ellos lo rechazaron, diciendo: “¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros? (Hechos 7:27) ¿Quién te crees que eres? Un día comprenderían, pero no ahora.

Cuando el Espíritu Santo me despertó hace años, cuando empecé a ver su llamado a la santidad; y me convencí realmente de caminar en la verdad y la palabra llegó a ser viva; y cuando empecé a ver cosas que nunca había visto antes, quise compartirlo con todos. Deseé y llamé a los predicadores por teléfono y compartí lo que Dios estaba diciendo. Con muchos que vinieron a mi oficina, lloré y saqué mi Biblia y les señalé las verdades gloriosas de una total rendición y pureza de corazón. Pensé que ellos lo verían también. Pensé que amarían la Palabra y caerían conmigo a orar para obtener un nuevo toque de Dios. En lugar de eso, la mayoría solamente me miraron diciendo cosas como: ¿Estas seguro que no te estas sobrepasando un poco? o, “Es un poco pesado para mí”. Entre más busque a Dios, menos lo vi. Fue como agua helada que arrojaron en mi cara. Ellos no querían escuchar.

Si esto te ha estado sucediendo desde que Dios te despertó, tú no estás solo. Quiero mostrarte y advertirte de acuerdo a la Palabra de Dios, que es lo que te espera si te has decidido a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Debes esperar tres reacciones: 1. Serás rechazado 2. Serás echado 3. Serás apedreado.

1.- SERAS RECHAZADO


Jesús advirtió: “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19). Muéstrame un creyente que haya llegado a amar tanto la Palabra, como hacedor de la verdad, y te mostraré uno que será rechazado y perseguido por la totalidad de la iglesia tibia. Abandona este mundo y ellos te abandonarán. Jesús tuvo muchos seguidores, hasta que la palabra que Él predicó fue percibida: –demasiado dura, demasiado exigente–. La multitud que amaba sus milagros escuchó sus declaraciones y lo abandonaron, diciendo: ¡Demasiado dura! ¿Quién puede recibirla? Jesús se volvió hacia los doce y preguntó: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” o, ¿Es mi palabra demasiado dura para ustedes también? Pedro respondió: “¿A Quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna”. (Juan 6:67-68) No, Pedro y los doce no se irían porque la mayoría de la gente decía que era demasiado dura, demasiado exigente, la amaban porque estaba produciendo en ellos valores eternos. Ellos permanecerían en la verdad, sin importar el precio.

Esta es la situación que cada cristiano debe afrontar en estos últimos tiempos: ¿Te vas a apartar de la Palabra que te convierte; verdad que señala tu pecado; verdad que remueve, corrige y arruina tus ídolos? ¿Verdad que te llama a quitar tus ojos de las cosas de este mundo, de ti mismo y del materialismo? ¿O te vas a apartar de escuchar un cosquilleo suave, sosegado de la verdad adulterada? ¿Vas a permitir que el Espíritu Santo te pruebe? ¿Te exponga?

La verdad te hace libre: Libre de predicaciones muertas; libre de pastores muertos; libre de tradiciones muertas; libre de doctrinas de demonios; libre de compañerismos que te desvían de la verdad porque es: “Demasiado comprometedora”, como la llaman ellos. Los hacedores de la verdad desean venir a la Luz, dejar que cada hecho secreto sea revelado, Jesús dijo: “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la Luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”. (Juan 3:20-21).

Aquello que es verdad genuina, revela cada cosa oculta. Cuando Jesús empezó a sacar a la luz los pecados ocultos, los judíos religiosos buscaron matarlo. Jesús dijo: “Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi Palabra no haya cabida en vosotros. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios” (Juan 8:37,40 y 47).

La Palabra de Dios dice: “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia”. (2ª. Tesalonicenses 2:8-12).

Hay multitud de cristianos hoy en día que no aman la verdad. Dios dice que esto es a causa de su pecado secreto –“Se complacen en su iniquidad”-. Estos comprometidos amantes del placer están en un horrible engaño. Igual que los judíos de los tiempos de Jesús, están convencidos de que ellos ven. Creen que son hijos de Dios, y rechazan ferozmente cada palabra que revela sus más profundos secretos y codicias. Lo que tienen en sus corazones es algo diferente a la verdad. No están abrazando la verdad como una perla de gran precio. En vez de ello, acarician algún placer oculto, algún ídolo, algún pecado favorito.

Anótalo. Aquellos que te rechazan y abandonan por causa de la verdad, lo hacen porque te ven como una amenaza hacia lo que ellos estiman. Tu vida apartada es una reprensión a su forma de actuar y tibieza.

Pablo escribió a Timoteo: “Me abandonaron todos los que están en Asia” (2ª. Timoteo 1:15). Pablo se había entregado del todo a esa misma gente, declarándoles todo el consejo de Dios. Él fue intachable ante ellos; santo e irreprensible. Fue rechazado por las iglesias de Asia y sus propios hijos espirituales lo evitaron. ¿Por qué?

Pablo ahora estaba en prisión. Estaba sufriendo. Estaba en profunda aflicción; atado por cadenas: “Un prisionero del Señor”. Pero un nuevo maestro había llegado a ser muy popular –un maestro que trajo un susurrante mensaje de prosperidad-. “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos” (2ª. Timoteo 4:14)

El nombre de Alejandro significa “hombre de placer”. Alejandro e Himeneo estuvieron enseñando un falso evangelio que proveía para la carne. Himeneo fue nombrado después “el dios de las nupcias”. Esto representa un evangelio de amor, de celebración, de placeres humanos, sin santidad. Pablo los entrego a Satanás para destrucción de la carne para que aprendieran a no blasfemar (Ver 1ª. Timoteo 1:20) El entregarlos a Satanás no fue para destrucción de sus cuerpos –sino de la doctrina carnal-. Fue una experiencia de aprendizaje, para que aprendieran a no blasfemar: ¿Cómo podrían aprender si estuvieran muertos? Estas doctrinas negaban todo sufrimiento, toda penalidad.

Pablo dijo que ellos mancharon la verdad de la fe, disculpando el pecado, no tenían conciencia pura. Cambiaron la verdadera fe por las enseñanzas de placeres. Rechazaron a Pablo porque no estaban dispuestos a sufrir penalidades. Sus aflicciones las veían como falta de fe. Para ellos, era el diablo quien lo tenía prisionero. Si Pablo es tan santo, si él predica que Dios es Todopoderoso, ¿Por qué esta sufriendo? Ellos se avergonzaban de sus cadenas. Y existen cristianos hoy en día que te rechazarán; se avergonzarán de ti –por encontrarte en alguna clase de prueba o tribulación o enfermedad-.

Continuara-----

No hay comentarios: