miércoles, 29 de agosto de 2007

¿Por qué no se ha derramado el Espíritu de Dios sobre toda carne?


Introducción
Esta carta está dirigida para los jóvenes cristianos que desean ver el Espíritu de Dios derramándose sobre la tierra. Y está escrita por un grupo de jóvenes que también desean que Dios se glorifique en la tierra, en la Iglesia y en sus vidas.
Esta carta está basada en Hechos 2: 17-20 Y la escribimos para concientizar que estamos en los últimos tiempos y hay muchos que no han conocido a Dios y es nuestro deber como cristianos predicarles y rogar porque Dios derrame de su Espíritu.





Ya está claro que estamos en los últimos tiempos, solo es cuestión de leer el periódico y compararlo con las profecías bíblicas como por ejemplo en (Mateo 24) o abrir tu biblia en (Segunda de Timoteo 3:1-5) donde habla del carácter de los hombres en los postreros días y dice lo siguiente:

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque
habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos,
desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores,
intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores
de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de
ella; a éstos evita.

¿Nuestra sociedad no está llena de hombres así? ¿No hay muchos que tienen apariencia de piedad pero niegan la eficacia de ella? Como aquellos religiosos que aparentan mucha piedad, misericordia y devoción pero están llenos de maldad. Probablemente conoces o te has topado con gente así.
La maldad cada vez aumenta más y más…

Pero en Romanos dice que donde abundo el pecado sobreabundo la gracia (Romanos 5:20-21)
Estamos consientes que el mundo y este país están llenos de depravación y maldad, también sabemos que estamos en los últimos tiempos, pero en Hechos 2: 17-20 dice:
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra,
Sangre y fuego y vapor de humo; El sol se convertirá en tinieblas,
Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor,
Grande y manifiesto; Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Aquí vemos claramente que Dios va a derramar de su Espíritu, pero si ya estamos en los últimos tiempos ¿Por qué no se ha derramado el Espíritu de Dios sobre toda carne? ¿Porque no vemos que la gente invoque el nombre de Dios? Tú dirás si, yo si he visto que se salve gente y a la iglesia a la que pertenezco va mucha gente y hay varios salvos… pero déjame decirte que eso no es un avivamiento, la iglesia puede efectuar reuniones, anunciar campañas hacer y deshacer pero un avivamiento es algo que el hombre no puede efectuar, uno puede organizar una campaña pero no podemos organizar un avivamiento, una campaña evangelística o una reunión puede ser efectuada por los hombres, podemos tener los recursos, la infraestructura, el personal y todo lo que forma una campaña. Todo eso puede ser llevado a cabo por hombres y se pueden ganar almas y muy probablemente se ganen almas, pero sigue siendo una campaña evangelística.
Una campaña es un esfuerzo de la iglesia por traer almas a Cristo y se le da gracias a Dios por ese esfuerzo. Dios se glorifica grandemente en las campañas y se salva mucha gente, pero un avivamiento es algo que la iglesia no puede organizar.
Recordemos los grandes avivamientos como por ejemplo el del día de pentecostés cuando se salvaron como tres mil personas (Hechos 2: 1-42).

Un avivamiento no depende de lo siguiente:

1) No depende de un líder.
2) No depende de los sermones.
3) No depende de los recursos y la preparación.
4) No depende del lugar.
5) No depende de organizadores.
Un avivamiento es:
1) Es una manifestación del poder de Dios.
2) Una profunda convicción de pecado, si no hay convicción de pecado la gente no se puede ser salva, por lo tanto eso no es un avivamiento, por más gente que pueda haber.
3) Es un derramamiento del Espíritu de Dios sobre toda carne.
4) Comienza con los hijos de Dios.

¿Por qué llego el avivamiento el día de pentecostés?

La biblia dice en (Hechos 1: 14) que todos perseveraban unánimes en oración y ruego. En oración y ruego y después llego el Espíritu Santo y a raíz de eso comenzó el avivamiento. No vemos que ellos estaban preparando salones, invitando a gente, rentando salones y preparando campañas, ellos estaban ¡unánimes perseverando, orando y rogando! Eso es exactamente lo que debemos hacer, esa es la actitud que tiene que ver Dios en nosotros para poder mandar a su Espíritu.
¿Qué vamos a hacer?

Nosotros te invitamos a que juntos tomemos la actitud de los primeros cristianos, que estemos perseverando unánimes en oración y ruego, vamos a empezar a orar a partir de 5 de Septiembre de 2007 para que Dios derrame de su Espíritu sobre la tierra, vamos a rogar, pedir y suplicar y no vamos a descansar hasta que Dios nos responda…

Hermanos Dios ya nos prometió que le pidamos sin temor, y lo que pidamos en su nombre se nos será dado.

Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.
Salmos 2: 8


Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo
haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
Juan 14: 12


Si tú deseas participar con nosotros y deseas ponerte en contacto con nosotros nos puedes escribir a las siguientes direcciones de correo electrónico:

carlos_abraham18@hotmail.com

laloesfuerzatejoven@gmail.com

No hay comentarios: