miércoles, 29 de agosto de 2007

¿Por qué no se ha derramado el Espíritu de Dios sobre toda carne?


Introducción
Esta carta está dirigida para los jóvenes cristianos que desean ver el Espíritu de Dios derramándose sobre la tierra. Y está escrita por un grupo de jóvenes que también desean que Dios se glorifique en la tierra, en la Iglesia y en sus vidas.
Esta carta está basada en Hechos 2: 17-20 Y la escribimos para concientizar que estamos en los últimos tiempos y hay muchos que no han conocido a Dios y es nuestro deber como cristianos predicarles y rogar porque Dios derrame de su Espíritu.





Ya está claro que estamos en los últimos tiempos, solo es cuestión de leer el periódico y compararlo con las profecías bíblicas como por ejemplo en (Mateo 24) o abrir tu biblia en (Segunda de Timoteo 3:1-5) donde habla del carácter de los hombres en los postreros días y dice lo siguiente:

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque
habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos,
desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores,
intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores
de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de
ella; a éstos evita.

¿Nuestra sociedad no está llena de hombres así? ¿No hay muchos que tienen apariencia de piedad pero niegan la eficacia de ella? Como aquellos religiosos que aparentan mucha piedad, misericordia y devoción pero están llenos de maldad. Probablemente conoces o te has topado con gente así.
La maldad cada vez aumenta más y más…

Pero en Romanos dice que donde abundo el pecado sobreabundo la gracia (Romanos 5:20-21)
Estamos consientes que el mundo y este país están llenos de depravación y maldad, también sabemos que estamos en los últimos tiempos, pero en Hechos 2: 17-20 dice:
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra,
Sangre y fuego y vapor de humo; El sol se convertirá en tinieblas,
Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor,
Grande y manifiesto; Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Aquí vemos claramente que Dios va a derramar de su Espíritu, pero si ya estamos en los últimos tiempos ¿Por qué no se ha derramado el Espíritu de Dios sobre toda carne? ¿Porque no vemos que la gente invoque el nombre de Dios? Tú dirás si, yo si he visto que se salve gente y a la iglesia a la que pertenezco va mucha gente y hay varios salvos… pero déjame decirte que eso no es un avivamiento, la iglesia puede efectuar reuniones, anunciar campañas hacer y deshacer pero un avivamiento es algo que el hombre no puede efectuar, uno puede organizar una campaña pero no podemos organizar un avivamiento, una campaña evangelística o una reunión puede ser efectuada por los hombres, podemos tener los recursos, la infraestructura, el personal y todo lo que forma una campaña. Todo eso puede ser llevado a cabo por hombres y se pueden ganar almas y muy probablemente se ganen almas, pero sigue siendo una campaña evangelística.
Una campaña es un esfuerzo de la iglesia por traer almas a Cristo y se le da gracias a Dios por ese esfuerzo. Dios se glorifica grandemente en las campañas y se salva mucha gente, pero un avivamiento es algo que la iglesia no puede organizar.
Recordemos los grandes avivamientos como por ejemplo el del día de pentecostés cuando se salvaron como tres mil personas (Hechos 2: 1-42).

Un avivamiento no depende de lo siguiente:

1) No depende de un líder.
2) No depende de los sermones.
3) No depende de los recursos y la preparación.
4) No depende del lugar.
5) No depende de organizadores.
Un avivamiento es:
1) Es una manifestación del poder de Dios.
2) Una profunda convicción de pecado, si no hay convicción de pecado la gente no se puede ser salva, por lo tanto eso no es un avivamiento, por más gente que pueda haber.
3) Es un derramamiento del Espíritu de Dios sobre toda carne.
4) Comienza con los hijos de Dios.

¿Por qué llego el avivamiento el día de pentecostés?

La biblia dice en (Hechos 1: 14) que todos perseveraban unánimes en oración y ruego. En oración y ruego y después llego el Espíritu Santo y a raíz de eso comenzó el avivamiento. No vemos que ellos estaban preparando salones, invitando a gente, rentando salones y preparando campañas, ellos estaban ¡unánimes perseverando, orando y rogando! Eso es exactamente lo que debemos hacer, esa es la actitud que tiene que ver Dios en nosotros para poder mandar a su Espíritu.
¿Qué vamos a hacer?

Nosotros te invitamos a que juntos tomemos la actitud de los primeros cristianos, que estemos perseverando unánimes en oración y ruego, vamos a empezar a orar a partir de 5 de Septiembre de 2007 para que Dios derrame de su Espíritu sobre la tierra, vamos a rogar, pedir y suplicar y no vamos a descansar hasta que Dios nos responda…

Hermanos Dios ya nos prometió que le pidamos sin temor, y lo que pidamos en su nombre se nos será dado.

Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.
Salmos 2: 8


Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo
haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
Juan 14: 12


Si tú deseas participar con nosotros y deseas ponerte en contacto con nosotros nos puedes escribir a las siguientes direcciones de correo electrónico:

carlos_abraham18@hotmail.com

laloesfuerzatejoven@gmail.com

jueves, 17 de mayo de 2007

La madurez en los jovenes


1ª Juan 2: 12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. 13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. 14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno. En los textos anteriores, el apóstol Juan nos describe la medida de madurez que alcanza una persona salva. Las Escrituras nos dicen que el cristiano debe crecer espiritualmente para hacer la obra de Dios, de lo contrario, su vida será seca y sin fruto en esta vida. De hecho en textos más adelante el apóstol nos dice que no amemos al mundo, mandamiento que podremos cumplir si estamos creciendo en la gracia de Dios. El texto nos habla de tres tipos de personas: hijitos, jóvenes y padres. La opinión más probable de numerosos teólogos es que Juan no se refiere a una edad física, sino de la edad espiritual, a partir de la conversión al Señor. Para nuestros propósitos en este estudio, nos enfocaremos a la parte de los jóvenes. Estos versículos nos indican que los jóvenes han vencido al maligno, son fuertes, y la Palabra de Dios permanece en ellos. Dios es bueno con los jóvenes. Cada etapa de la vida es hermosa cuando el Señor está en la vida de la persona. Hemos tenido muchas bendiciones cuando nos juntamos a buscar Su rostro, cuando nos juntamos para alabarlo y adorarlo. Sin embargo, es necesario mencionar que el diablo no está contento cuando una vida decide seguir a Jesús, generalmente vienen pruebas, opresiones, tentaciones y problemas a la vida de la persona. Hemos tenido la oportunidad de ministrar las vidas de jóvenes y adolescentes que —habiendo decidido seguir a Jesús— sufren fuerte oposición por parte de la gente que les rodea. Debemos hacernos una pregunta: ¿Cómo pueden los jóvenes vencer al maligno? Muchas veces escuchamos comentarios acerca de ellos. Por ejemplo: dicen que los jóvenes y adolescentes son inmaduros, inconstantes, juguetones, ligeros, inexpertos, etc. Es cierto que en esas edades el carácter suele ser alegre. (No es pecado que el adolescente se divierta en un parque, o juegue con sus amigos y sonría.) Pero también es cierto que en ocasiones los jóvenes y adolescentes han dejado mucho que desear con su conducta cuando se les deja una responsabilidad. Quisiera enfocarme a la segunda parte del verso 14: “Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.” La Biblia dice que una característica del joven
espiritual (también la aplicaremos para los jóvenes con edad física) es que la Palabra de Dios permanece en él. DOS CARACTERÍSTICAS PARA QUE EL JOVEN ALCANCE MADUREZ 1. LA ORACIÓN “Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes…” Ningún otro medio de gracias nos hace tan fuertes como la oración. Es un error muy grande cuando los jóvenes descuidan su comunión con Dios. Cuanto más oración exista en la vida del joven, más fuerte será su vida para resistir los peligros de este mundo. Creo que Jesucristo es el Maestro de la oración, su vida registra innumerables milagros hechos como resultado de la comunión que tenía con su Padre. Los maestros de religión muerta y teólogos superficiales habían olvidado cómo orar, y los que oraban parecían artistas anhelando recibir la alabanza de los oyentes. En el ejemplo y la enseñanza de Cristo Jesús, la oración asume un papel principal. Jesús fue, en esencia, el maestro de la oración por precepto y ejemplo. Su vida, su carácter y su obra se resumen en una sola palabra: oración. Hebreos 5:7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Cristo fue el suplicante de los suplicantes, el intercesor de los intercesores. Mientras estuvo en esta tierra practicó la oración en forma humilde y dependiente. Su impacto en la oración fue tan grande que sus mismos discípulos le dijeron “Señor, enséñanos a orar…” ¡Qué vieron los discípulos en las oraciones de Cristo! ¡Qué pasaba en el ambiente cuando Cristo oraba! Cristo usó pasajes, parábolas e incidentes enteros para reforzar la necesidad de la oración en la vida del creyente. Sus milagros no son otra cosa que parábolas de la oración. El caso de la mujer sirofenicia es un ejemplo del éxito de la oración inoportuna. El centurión y Jairo ilustran la importancia de la fe en la oración. La parábola del fariseo y el publicano refuerza la enseñanza de la humildad en la oración y muestra la inutilidad de la oración mal hecha. Amado joven, si quieres ver crecimiento espiritual en tu vida debes acercarte a Dios en oración. Tu vida cambiará cuando dejes ser moldeado a través de la “cámara secreta” con Dios. Recuerda que la oración es una ley espiritual. Si quieres ver madurez en tu vida debes orar. No existe otra solución. Ni los muchos retiros, ni escuchar abundante música cristiana, nada se compara como estar a solas con nuestro Dios. Cuando tú oras le estas diciendo a Jesús que solo no puedes, que necesitas de Su gracia para vivir, que aun eres inexperto en esta vida y necesitas Su ayuda. Recordemos la Palabras del apóstol Pablo: 1 Tes. 5:17 Orad sin cesar. Nada afirma y fortalece la vida del creyente como la oración constante y perseverante.
2
Una vida que no ora es sinónimo de una vida que está destinada al fracaso espiritual. 2. LA BIBLIA “… y la palabra de Dios permanece en vosotros.” Las Escrituras nos muestran otro factor importantísimo para llegar a una madurez espiritual: el estudio de la Palabra. De hecho, la Biblia da testimonio de sí misma: 2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. La utilidad de la Biblia en nuestra vida diaria es impresionante. Este texto nos muestra todas las posibilidades que la Escritura tiene para dirigirnos en nuestra vida sin temor a equivocarnos. Nos enseña en diferentes áreas de la vida, nos reprocha cuando hacemos algo mal, nos corrige y nos mete al camino, nos instruye para guiarnos a la justicia. Todo esto tiene por objetivo equipar al hombre para la obra de Dios. Esta frase denota una completa preparación en todas las áreas de nuestra vida. Como joven que eres, debes saber que el estudio serio de la Biblia te llevará a tomar las decisiones correctas en tu vida. Constantemente observamos jóvenes que no deciden sabiamente en asuntos trascendentales en su vida (carrera profesional, matrimonio, castidad, etc.) y terminan echando a perder su vida en poco tiempo. Mira lo que dice la Escritura al respecto: Salmo 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. ¡Cuánta razón tiene este texto! El camino de los jóvenes es sucio y perverso. El día de hoy vemos a adolescentes y jóvenes con vidas acabadas. Esclavos al alcohol, drogas, fornicación, pornografía, indisciplina, malos hábitos… ¡Actualmente los jóvenes inician su actividad sexual a los 14 años! Tienen toda una vida por delante, sin embargo ya han tomado malas decisiones. He tenido la oportunidad de platicar con jovencitos que, a sus 15 años, ya se han vuelto esclavos del cemento y el thiner. Tomaron la mala decisión de salirse de su casa y abandonar la escuela; ahora ya tienen sus pulmones casi destruidos y lo peor de todo es que no quieren abandonar su manera de vivir. ¿Cuál es la solución para que el joven limpie su camino y lo mantenga firme durante toda su vida? La respuesta es guardar la palabra de Dios. Es importante señalar que el verbo guardar viene de una palabra hebrea que significa tener comunión con la Palabra, identificarse con ella, hacer de ella nuestra norma de conducta diaria. En otras palabras, no dice que la leamos solamente, nos habla de un estudio serio y profundo, amar la palabra de Dios con todo nuestro corazón a tal grado de hacerla nuestra norma de conducta, nuestro código ético, nuestra guía universal. Jesús nos dice en el evangelio de Juan que, 3
si queremos ser sus discípulos, debemos permanecer en su palabra. Esta es la condición para ser sus discípulos. ¡Hagamos caso a las palabras del Maestro! Aun si eres un joven tú puedes ser un estudioso de las Sagradas Escrituras. Recuerda a Timoteo el cual, a pesar de su corta edad, ya era un hombre que dominaba las Escrituras. Hebreos 5:13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. Amado joven, tú puedes alcanzar madurez espiritual si estudias con seriedad la Palabra de Dios y la guardas en tu corazón. La madurez no se alcanza por el tiempo de conversión ni por la edad física, sino por la Escritura. La madurez se alcanza por amar la Palabra de Dios a tal grado que es tu vida msima. Un buen cristiano siempre es estudioso de la Biblia. La estudia para ser útil en el Reino de los cielos y dar fruto para Dios. Salmo 112: 1 Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.

lunes, 23 de abril de 2007

Las obras de la carne y el fruto del Espíritu


Este pasaje bíblico traza muy bien el contraste entre la manera de vivir de un cristiano y la del que esta dominado por la carne.
También remarca que el Espíritu y la carne están en conflicto y no se pueden mezclar, Pablo nos da una lista de específica de obras de la carne y del fruto del Espíritu.

16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,
20 idolatrías, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,
21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.


Obras de la carne:
La carne es la naturaleza humana inclinada hacia el mal.
Los que practican las obras de la carne no pueden heredar el reino de Dios, esto desmiente la idea de que “la salvación no se pierde” una persona que se dice llamar cristiano y practica las obras de la carne no tiene salvación eterna.
La “carne” (naturaleza humana) permanece en el creyente después de su conversión y es tu enemigo mortal, esos deseos siempre van a estar hay presentándose como tentaciones, por lo tanto debes oponer resistencia y dar muerte a esa carne en una batalla continua que solo con el poder del Espíritu Santo puedes ganar.

Las obras de la carne son:
Adulterio: Relaciones sexuales de una persona casada con alguien que no es su cónyuge.
Fornicación: Conducta y relaciones sexuales inmorales, algunos incluyen la pornografía en este pecado.
Inmundicia: Pecados sexuales, pensamientos pecaminosos, obras y vicios malvados.
Lascivia: Seguir los deseos de la carne y las malas pasiones hasta se dominado por ellas y no tener vergüenza alguna de tu situación.
Idolatría: Adoración de espíritus, personas o imágenes talladas: confianza en cualquier persona (pastores, familiares, amigos, etc.), institución, grupo u objeto como si tuviera igual o mayor autoridad que Dios y su palabra.
Hechicerías: Brujería, espiritismo, magia negra, adoración de demonios y uso de drogas para sentir experiencias “espirituales” por ejemplo hongos alucinógenos.
Enemistades: Intenciones y acciones hostiles e intensas para provocar enemistades, antipatía, odio etc.
Pleitos: Querellas, antagonismos: lucha por la superioridad.
Celos: Resentimiento, envidia por el éxito de otro.
Iras: Enojo explosivo que se inflama y se convierte en palabras y acciones violentas.
Contiendas: Búsqueda del poder, pleitos por cosas triviales.
Disensiones: Enseñanzas divisorias no respaldadas por la palabra de Dios.
Herejías: Doctrina contraria a lo que estipula la palabra de Dios.
Envidias: Antipatía resentida de otra persona que tiene algo que se desea.
Homicidios: Dar muerte a una persona si el apoyo de la ley.
Borracheras: Deterioro del control físico y mental por los efectos de las bebidas alcohólicas.
Orgías: Fiesta y parranda excesivas, espíritu festivo que incluye alcohol, sexo, drogas o algo parecido.
Y cosas semejantes a esas: De la misma clase o espíritu, deseos exaltados, pasión excesiva por alguna cosa (football, deporte, música etc.) y cosas parecidas a estas.

El fruto del Espíritu
Los frutos del espíritu se producen en los hijos de Dios que a medida que permiten que el Espíritu dirija y ejerza tal influencia en su vida que destruye el poder del pecado (las obras de la carne), y caminan en comunión con el Espíritu de Dios.
Una persona que tiene al Espíritu Santo, produce los frutos del Espíritu, de ser lo contrario no tiene al Espíritu de Dios en su vida.

Amor: (agape) interés y búsqueda del mayor de otra persona sin intenciones de sacar ventaja, los dos grandes mandamientos tienen que ver con el amor en Marcos 12: 30-31 dice: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. Pablo dice en: 1 Corintios 13-1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Es decir que sin el amor no eres nada, mas adelante en 1 Corintios 13-13 también dice: Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. El amor debe ser lo mas importante en la vida de un cristiano, si no tienes amor no conoces a Dios porque Dios es amor, como dice en: 1 Juan 4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
Gozo: La sensación de gozo o emoción fundado en el amor, la gracia, las bendiciones, las promesas y la cercanía con Dios que tienen los que creen en Cristo. Ese gozo es producido cuando tienes comunión con el Espíritu Santo, cuando tienes comunión con los santos y cuando tienes la certeza de que el Espíritu mora en ti.
Paz: Tranquilidad y quietud de la mente y del corazón fundado en el conocimiento de que todo anda bien entre tu y tu padre celestial. La conciencia ya no te acusa porque sabes que Dios ya te perdono y todo anda bien entre tu y Dios, no tienes cargas de conciencia etc. El Espíritu te da esa paz que sobre pasa todo entendimiento como dice en Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
Paciencia: Constancia, ser lento para el enojo o la desesperación, saber esperar y capacidad para soportar con resignación ofensas, tentaciones, escarnios, injusticias etc. No estar ansiosos, esperar el momento indicado para actuar.
Benignidad: No pensar mas aya de las cosas, no querer ofender a nadie ni causarle dolor, incluso creerle a la otra persona y confiar en su palabra sin pensar que tiene malas intensiones o se quiere aprovechar de ti.
Bondad: Un corazón que se da para hacer el bien, amable, cortes, no áspero, aquel que aborrece el mal y ama y busca el bien hacer el bien (justicia y celo por la verdad). El que reprende y corrige en mal.
Fe: Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. El creer lo que párese imposible, tener esa certeza y creer que Dios lo puede hacer. No dudar. Por la fe eres salvo, por la fe recibes al Espíritu Santo, por la fe eres sano… ( Mateo 9:2, Mateo 9:22, Mateo 21:21)
Mansedumbre: Moderación acompañada de fortaleza y valor, aquel que sabe obedecer, puede enojarse cuando se necesita el enojo y ser humilde y sumiso cuando se necesita la sumisión.
Templanza: Dominio de las propias pasiones y deseos (dominio propio). Prudencia al actuar, sobriedad y saber controlarte.

Al final Pablo dice que el fruto del Espíritu que no hay ley en contra de la manera de vivir en el Espíritu, el cristiano debe practicar estar virtudes constantemente y nunca encontrara una ley que prohíba vivir con estos principios.

Por Eduardo Escamilla jr.

jueves, 22 de marzo de 2007

El ingrediente perdido del cristianismo

“salva, oh Jehová, por que se acabaron los piadosos; por que han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombre” salmos 12:1

Esta es la continuación de la carta titulada “el pueblo sin profecía”, los tiempos en los cuales nos ha tocado vivir son cada día de mal en peor, la falta de carácter al enfrentar los problemas dentro de la iglesia y la “ausencia” del amor son situaciones que a los jóvenes nos puede causar desanimo o como lo citaba en la carta pasada, llegara a enfriarte y caer en una rutina.
La intención de esta carta es recordar el camino que el apóstol pablo nos expuso como el camino “mas perfecto” el camino del amor, debemos recordar la solemne advertencia de que en estos tiempos “Y por haberse multiplicado la maldad el amor de muchos se enfriara”. Que Dios nos ayude a cada uno en lo personal y Él de gracia en esta carta, que se haga su voluntad así como en el cielo de igual manera aquí en la tierra.

“y si tuviese profecía, y si entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy” 1 corintios 13.:2

Actualmente vemos con tristeza como muchos de nuestros jóvenes aspiran a ser lideres, o luchan por tener un puesto en alguna congregación, pero que triste es ver que con demasiada frecuencia se ponen las vestiduras de gobernantes y no el delantal de siervos.
En muchas ocasiones, Jesús insistió en que aquellos que desean hacer su voluntad, deben ser humildes y no aspirar a posiciones de elevada reputación, para ser vistos por el hombre. Él nos llama a servirnos unos a otros sacrificialmente, a perdonar a aquellos que nos ofenden, a tratarnos unos a otros como hermanos y hermanas de la familia de Dios. En resumidas cuentas la palabra es: amor
El amor al que nos referimos es el amor que Cristo nos demostró en la cruz. Para expresar este maravilloso amor, los primeros cristianos eligieron el sustantivo griego ágape, el amor que se entrega voluntariamente y se ofrece sin tomar en cuenta el valor o los meritos de la persona que lo recibe. Durante las ultimas horas de vida que paso en la tierra, nuestro señor dio a sus discípulos un nuevo mandamiento: “… como yo os he amado, que os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos” (Juan 13:34-35).
¡El amor ágape que viene de Dios es esencial para la vida cristiana. En 1 corintios 13:1-3, Pablo dice concretamente que aunque tuviéramos todo el conocimiento bíblico del mundo y fuéramos los cristianos mas grandes, o los misioneros mas exitosos de la tierra, si carecemos de amor no somos nada. Estamos perdiendo el tiempo. Por tanto, cualquier cristiano que no este actuando de acuerdo con el amor ágape, esta desperdiciando su vida terrenal y perdiendo el premio eterno que podría recibir.
Este es un llamado a una entrega desinteresada por amor a Aquel que lo dio todo por amor de nosotros, es aprender a escuchar la voz de Dios, vivimos tiempos difíciles, sin embargo, fiel es Él que prometió y Él que comenzó la buena obra la va a perfeccionar. En 2 corintios 12:15 escribe: “y yo con el mayor placer gastare lo mió, y aun yo mismo me gastare el todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos mas, sea amado menos”. Este es el cristianismo en acción. Muchachos estamos pasando por momentos difíciles en toda la congregación a nivel nacional, pero no olvidemos a Aquel que lo dio todo por nosotros y que sin importar el precio a confiado en nosotros, que nuestra fe no falte en los momentos difíciles y recuerda que alejado de Dios nada podremos hacer, si Dios te ha mostrado algún proyecto o una visión sobre algo que quiere de ti, no temas, aprende a escuchar su voz, a verlo a Él y a confiar en su amor, pues el dará el crecimiento a su tiempo. Saludos a todos y que Dios os bendiga. Carlos D.

Pensamientos para meditar

“ Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado” Juan 15:12
“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” 1 Corintios 13:13
“Todas vuestras cosas sean hechas con amor” 1 Corintios 16:14
“ Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor” 1 Pedro 4:8ª
“En esto hemos conocido el amor, que el puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos” 1 Juan 3:16

jueves, 1 de marzo de 2007

Tres razon por las cuales el noviazgo segun el mundo no es bueno



¿Qué es el noviazgo?

El noviazgo como tal no es mencionado en la Biblia, la Biblia lo llama desposorio, un desposorio es cuando dos personas deciden casarse (unir sus vidas para siempre) y comienzan a tener una relación seria durante el tiempo previo para su boda.
En ese lapso de tiempo los novios (desposados) no tienen relaciones sexuales, tocamientos, besos etc.
El noviazgo según el mundo es muy diferente ya que es una relación informal y generalmente hay relaciones de cualquier tipo.


Tres razones por las cuales el noviazgo (según el mundo) no es bueno:

Edad: La edad es un punto muy importante ya que si no estas preparado física, económicamente y mentalmente para una relación de ese tipo vas a terminar mal con tu pareja, eso se ve día con día y las estadísticas lo afirman, si ya estas preparado para sustentar una familia y tienes la edad creo que nada lo impide.
Relaciones: La Biblia dice huye de las pasiones juveniles y el noviazgo es una puerta a la fornicación ya que como no es una relación seria donde se respeten mutuamente la mayoría de las veces los jóvenes terminan teniendo relaciones con sus pareja. Muchas veces por el mal uso de preservativos las jóvenes quedan embrazadas, y esto cambia su vida para siempre.
Efectos emocionales: La mayoría de las veces esas relaciones nunca quedan bien ya que no sierre se tiene la suficiente madurez para llevar una relación de ese tipo, lo cual tiene efectos emocionales como depresión. La depresión es sinónimo de triste y puede tener muchas causas, desde el estrés hasta la genética; y manifestarse de muchas formas, desde la fatiga a la angustia más atroz. Puede tener graves consecuencias sociales, desde la pérdida de horas laborables a la auto-supresión de un individuo. Es uno de los problemas más intrincados con que se enfrenta el hombre.


Hay muchas mas razones por las cuales el noviazgo según el mundo no es bueno para tu vida y un relación con Dios, pero creo que estas tres razones tienen mucho peso y son mas que suficientes para que tomes una decisión en cuanto al noviazgo.
El hombre siempre a tenido un vació en su interior y ese vació solo lo puede llenar Dios, no una relación pasajera.

Por Eduardo Escamilla jr.




viernes, 9 de febrero de 2007

El pueblo sin profecia

EL PUEBLO SIN PROFECIA
La siguiente carta se ha basado en el antiguo proverbio escrito en proverbios 29:18 que dice “sin profecía el pueblo se desenfrena”, este fragmento de la Biblia ha sido de especial importancia en mi vida, pues con el me he dado cuenta que tanto en una persona o un grupo la falta de visión genera desorden, falta de coordinación y al final hasta perdidas irreparables. La profecía en este pasaje tiene especial significado, como el "de ver mas allá", también pudiera traducirse bien como una "visión" o tener un proyecto especifico. Se han escrito varios temas y cartas donde se intima a la iglesia a buscar metas, proyectos y la extensión del reino, sin embargo hay una buen aparte de la iglesia que esta poco involucrada, hay muchos compromisos familiares, laborales y otros muy personales y esto los carga e impide que tomen compromisos mayores, esto puede de inicio verse como ser responsable , pero a largo plazo puede verse como una “perdida de metas” y por lo tanto a desviarse o a desenfrenarse, salirse de la vía o del camino, esto puede llevara a la persona a sentirse solo, poco ayudado, poco cubierto por la iglesia y quizá puede llega a sentirse como parte de una “universidad” o parte de una organización en la cual solo tiene conocidos y no hermanos. Me temo que así pueda sentirse alguien y de ser así tu caso el que estoy describiendo permíteme explicarte que si sigues cediendo tu alma a este tipo de pensamientos pronto tropezaras. En las ultimas semanas se ha sentido un ambiente de opresión y de luchas espirituales, esto tiene como fin que la iglesia baje las manos y deje a un lado al oración y que en algunos casos se caiga en incredulidad , esto para creer que Dios nos ha dejado o de que el ya no te ama, esto hará que te sientas alejado y que esto te produzca una soledad fatal, así como falta de transparencia e hipocresía, esta carta tiene como propósito principal explicarte que es necesario que con mayor diligencia atiendas las cosas que has conocido, no sea que te deslices.

Continuara.....

lunes, 29 de enero de 2007

EL PRECIO DE SER CRISTIANO EN TIEMPOS MODERNOS


2.- TE ECHARAN
Jesús advirtió: “Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2). Jesús dijo: estas cosas les digo, para que no se entristezcan... no se sorprendan cuando las iglesias tibias los arrojen: “Porque no conocen al Padre ni a mí” (Juan 16:3)

Jesús sanó a un hombre que había nacido ciego. Fue traído a la iglesia para ser interrogado por los fariseos religiosos. Sus ojos se habían abierto: ¡Podía ver! Y dijo: “Una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo” (Juan 9:25). ¿Se regocijaron ellos porque este hombre había recobrado la vista? ¡No! “Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿Y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron” (Juan 9:34)

Ese hombre ciego representa el remanente santo –aquellos cuyos ojos han sido abiertos a la santidad de Dios–. Sigan adelante; testifiquen como él lo hizo ¡Antes estaba ciego y ahora veo! Ellos te echarán diciendo ¿Quién te ha hecho nuestro maestro? ¡Si tu pretendes caminar de acuerdo a la voluntad de Cristo, debes estar preparado para soportar su vituperio! “Porque por amor de ti he sufrido afrenta; confusión ha cubierto mi rostro. Extraño he sido para mis hermanos, y desconocido para los hijos de mi madre (mis hermanos y hermanas). Porque me consumió el celo de tu casa; y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí” (Salmo 69:7-9). Esto habla primeramente de los sufrimientos de Cristo ¡Pero tal como Él estaba en este mundo, así estamos nosotros! Si ellos lo persiguieron y lo vituperaron, harán lo mismo con aquellos que mueren a sí mismos. ¿Quién vituperó a Cristo? ¿Quién amontonó deshonra sobre su cabeza y arrojó su nombre como una inmundicia? ¡La multitud de la iglesia centrada en el hombre!

¡Echar a los creyentes santos, es el más grande favor que la iglesia centrada en el hombre, pudiera otorgarles! Escucho a cristianos decir: Mi iglesia esta muerta ¡No me gusta lo que está pasando, pero Dios me puso aquí! Permaneceré y trataré de cambiar las cosas. Esto puede ser peligroso y es antibíblico. ¡Debemos salir de todo lo que es de Babilonia! También, puede ser la tradición la que te esté deteniendo. Puede ser que no estés listo para caminar de acuerdo a la voluntad de Dios como pensabas. Tus viejos amigos te detienen.

Pablo entraba a las sinagogas en cada parte que iba, “como acostumbraba” (Su práctica) (Hechos 17:2). Él predicó a aquellos ciegos devotos de Isaías, diciendo: “Porque yo hago una obra en vuestros días, obra que no creeréis, si alguien os la contare” (Hechos 13:41). Trató de persuadirlos muy fuerte, esperando que escucharan. Pero finalmente Pablo oyó la profecía de Isaías impactar su alma: ¡No hay forma de que ellos crean, aunque permanezcas con ellos y lo declares! Pon atención a esta advertencia: ¡Haz lo que Pablo hizo y retírate! Él “sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies” (Hechos 13:51). Pablo dijo a estos judíos religiosos: “Era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis... he aquí, nos volvemos a los gentiles” (Hechos 13:46).

Si tú estás en una comunidad o iglesia que ha oído la verdad y la ha desechado: ¡Déjala! Salte ¡O tus hijos pueden apostatar! Olvídate de decir: ¡Es que mis hijos tienen amigos aquí! Sí, y todos ellos pueden creer sin convicción de pecado, por la falta de poder o de la presencia de Dios. Tú no vas a cambiar nada -¡en ninguna manera!- Sin embargo, ellos sí pueden cambiarte. ¿Qué compañerismo tiene la luz con las tinieblas? Sal fuera de ellos y manténte separado y limpio ENTONCES TE RECIBIRE-”.

3.- ¡SERAS APEDREADO!

¡Serás apedreado por la mayoría! “Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hechos 7:59). ¡Había un hombre contra la multitud!

Aquí tenemos un hombre “¡Con sus ojos fijos en Jesús!”, Siendo aborrecido por sus opositores. Escuchen el odio de estos hombres con vestidura de fanático religiosos: “Y crujían los dientes contra él. Se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él” (Hechos 7:54,57). ¿Qué fue lo que este hombre justo hizo para enfurecer a las multitudes religiosas? Predicó la verdad que les partió el corazón: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. Vosotros que recibisteis la ley... y no la guardasteis” (Hechos 7:51,53). ¡Él tuvo que predicar la verdad! Ellos tenían su corazón aún ligado al mundo –atado por su codicia–. Sabían lo que era la ley de Dios, pero rehusaron obedecerla. Ellos crucificaron a Cristo.

La espada de dos filos de la verdad había partido lo más profundo de sus corazones. Pero fue su testimonio, cuando vio el cielo abierto, lo que atrajo la ira sobre él. “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon” (Hechos 7:55-58).

¡Esteban sacó a la luz la mezcla, el corazón divido!: “Entonces hicieron un becerro, y ofrecieron sacrificio al ídolo, y en las obras de sus manos se regocijaron. Y Dios se aparto, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas: ¿Acaso me ofrecisteís víctimas y sacrificios en el desierto por cuarenta años, casa de Israel? Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc, y la estrella de vuestro dios Renfán, figuras que os hicisteis para adorarlas. Os transportaré, pues, más allá de Babilonia” ( Hechos 7:41-43).

En esta época de gracia, si miras a una mujer con codicia, has cometido adulterio ante los ojos de Dios. Si odias, eres un asesino. Y si palabras ruines son lanzadas a ti por caminar de acuerdo a la voluntad de Dios, ¡estás siendo apedreado! “Los labios del necio traen contienda; y su boca los azotes llama... Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas” (Proverbios 18:6,8). “Que afilan como espada su lengua; lanzan cual saeta suya, palabra amarga” (Salmos 64:3).

Jesús enseñó una parábola del labrador que poseía una viña y envió por los frutos al tiempo de la cosecha. Envió a sus sirvientes. “Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon” (Mateo 21:35). ¡Así es hoy! Dios ha enviado sus santos atalayas a recoger el fruto de su viña. Pero en lugar de eso, hay palizas verbales, muertes con odio, apedreados con palabras hirientes. Tenemos hoy en día una “compañía de Esteban” quienes pueden decir: ¡He visto el cielo abierto! Esto es una clara visión de Jesús –esa cortante palabra de verdad, ¡que provoca la ira de aquellos incircuncisos de corazón!-

Los israelitas trataron de aprender a Josué y a Caleb por su llamado a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Diez espías desalentaron al pueblo de Dios diciendo: No podemos ir. ¡Hay demasiados gigantes! ¡Demasiadas murallas altas! “Y Caleb dijo... subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Números 13:30). Pero ellos dijeron: “Designemos un capitán, y volvamos a Egipto” (Números 14:4) “Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel” (Números14: 6-10)

Mi interés en esta historia no es por Josué y Caleb, sino por Dios, que estaba con ellos. ¡Mi interés es por este pueblo de Dios que estaba crujiendo los dientes y recogiendo piedras! ¿Por qué un llamado a la obediencia provocó en ellos tal reacción? ¡Vean el llamado! Estoy convencido de que una vez que el corazón es capturado por un ídolo o codicia, la incredulidad se posesiona. La indiferencia y la incredulidad van de la mano. Por tal razón, toda predicación en contra de ser indiferentes al pecado los hace rechinar y terminan peleando contra Dios, mientras que ciegamente están confesando su nombre.

UNA ADVERTENCIA
¿Cómo debería reaccionar un justo cuando es rechazado, echado, apedreado? Jesús reaccionó, como un cordero “y no abrió su boca”. No pidas que descienda fuego del cielo sobre aquellos que abusan de ti.

“¿Por qué no sufrís mas bien el agravio? ¿Por qué no sufrís mas bien el ser defraudado?” (1ª. Corintios 6:7) “Nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos” (1ª. Corintios 4:12) “Ora por aquellos que despiadadamente te agravian”.

No tengo tiempo para los arrogantes, llamados por sí mismos profetas que pelean, amenazan o arrojan maldiciones. Cuando Simei se paró en un cerro arrojando piedras a David mientras él se retiraba de Jerusalén y de Absalón, el capitán del ejercito dijo: “¿Por qué maldice este perro muerto a mi Señor el rey?” David respondió: “Dejadle que maldiga... Quizá mirará Jehová mi aflicción, y me dará Jehová bien por sus maldiciones de hoy” (2ª. Samuel 16:9,11,12).

Moisés fue a la mañana –encerrado con Dios -, “Y su rostro resplandeció”. Y aun cuando todos los demás pudieron verlo, tanto que tuvo que ponerse un velo sobre su rostro, él mismo no “estaba consciente de que su rostro brillaba”. Aun no se había dado cuenta de que el reflejo de la Santidad de Dios estaba sobre él. Como Esteban, Moisés no ostentaba el toque de Dios. Ellos no se daban el aire de un profeta. No amenazaban; no hablaban de tener “nuevas” o “especiales” revelaciones. No se pusieron una máscara ni manifestaron falsa piedad. Humildad es la Señal de un alma totalmente dependiente de Cristo. En ésta no existe absolutamente el orgullo espiritual, ni la exclusividad.

LA RECOMPENSA DE CAMINAR DE ACUERDO A LA VOLUNTAD DE DIOS

¿Cuál es la recompensa? ¡Tener a Cristo junto a ti! Hay muchas otras recompensas por caminar de acuerdo a la voluntad de Dios, pero menciono sólo una, porque es todo lo que necesitamos. Pablo estaba encarcelado en una fortaleza en Jerusalén, mientras todo el sistema religioso buscaba matarlo. La iglesia estaba consternada. Él fue acusado de “Profanar el lugar santo, de predicar una falsa doctrina”. Aun los soldados “temieron que Pablo fuera despedazado”; así es que lo arrebataron de en medio de ellos y lo apresaron en un castillo. “A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma” (Hechos 23:11”)

El mismo Señor le habló a Pablo -¡no un ángel!- Y qué palabra: ¡ANÍMATE! ¡HAY MAS POR VENIR! ¡Pero podrás enfrentar cualquier circunstancia o a cualquier persona si sabes que: EL SEÑOR ESTA CONTIGO!